Preguntas Frecuentes

P: ¿Qué papeleo es necesario para vender mi vehículo?

R: La documentación que se necesita más comúnmente es el Certificado del Título de su vehículo. Sin embargo, según las regulaciones estatales y locales, puede que otra documentación sea necesaria. Para obtener detalles, llámenos al 866-520-9750 (EE.UU.) o 800-260-5865 (Canadá).

P: Si mi nombre no aparece en el título, ¿puedo venderlo de todas formas?

R: Esto depende de las regulaciones estatales y locales. En algunos casos, es posible obtener documentación suficiente de su oficina de DMV local para que pueda vender su vehículo.

P: ¿Pueden comprar mi vehículo si no puedo llevarlo a la tienda?

R: Si su vehículo se encuentra dentro de nuestra área de remolque, trabajaremos con usted para programar una fecha y hora para recogerlo.

P: Si estoy usando su servicio de remolque, ¿cuánto tardan en recoger mi vehículo?

R: Después de hacer su solicitud, generalmente toma entre 1 y 2 días hábiles para que nuestro despachador se comunique con usted y programe la cita de su remolque.

P: ¿Cuánto me pagarán por mi vehículo?

R: Los precios varían según la región y la demanda de piezas de su vehículo particular.

P: ¿Cómo recibo el pago por mi vehículo?

R: Según su ubicación, le entregaremos un cheque, le enviaremos un cheque por correo o lo guardaremos en una tienda Pick-n-Pull para que usted lo recoja.

P: ¿Qué hacen con mi vehículo después de que se los vendo?

R: En la mayoría de los casos, reciclamos el vehículo con nuestro proceso amigable con el medio ambiente. Esto implica retirar los fluidos y materiales peligrosos del vehículo, luego poner el vehículo a disposición de nuestros clientes de autoservicio para que retiren piezas y, finalmente, reciclar el resto de la chatarra y otros materiales para usarlos en productos nuevos. En pocos casos, venderemos el vehículo intacto como un vehículo usado para reconstruir sin reciclarlo.

P: ¿De qué forma ayuda al medio ambiente que les venda mi vehículo?

R: Dado que reciclamos su vehículo, ayudamos al medio ambiente al reducir la necesidad de crear nuevos productos a partir de materiales vírgenes, lo que a su vez ahorra energía, agua y reduce los residuos de minería y otros procesos.